Experiencias de supervivientes – Nuria
NuriaNuriaTerapia individual y Taller de Secuelas 2015 - 2016

Hace solo 10 meses era una persona totalmente diferente con sentimientos muy distintos respecto a mí misma y el mundo. He vivido toda mí vida entre una “neblina” de tristeza, hasta en momentos felices ahora sé que estaba ahí en el fondo.

Hasta agosto del año pasado no recordaba nada de los abusos, ese mes una imagen comenzó a aparecer en mi cabeza repetidamente. Al principio la aparté de mi cabeza pero no dejaba de aparecer por lo que empecé a pensar que me lo estaba inventando que aquello no podía ser verdad. Una noche de agobio que no podía dormir terminé mirando en internet. Encontré la fundación Vicky Bernadet, en ella explicaban muy bien como en muchas ocasiones las victimas de abusos sexuales en la infancia no los recuerdan hasta la edad adulta y las secuelas que dejan. Aquel listado de secuelas me describía bastante bien, incluida la bulimia. Desde los 14 años yo tenía bulimia, había ido a terapia y mejorado algo pero nunca del todo. Seguí buscando y encontré que existía una asociación en Bilbao, era Garaitza. Les escribí y me contestaron muy rápido, en una semana tenía ya entrevista con Carmen. Todavía recuerdo estar en el sofá esperando para hablar con Carmen muerta de miedo y pensar “que coño haces aquí, si esto es fruto de tu puta cabeza retorcida y te lo estas inventando, vas hacer el ridículo”. Y resulto que no, que mi instinto me había guiado bien. Desde el primer minuto sentí una comprensión que no puedo explicar, me sentí “en casa”. Ahí empezó mi viaje, la terapia semanal con Carmen y en octubre el taller de Secuelas.

El principio tanto de la terapia como del taller fue un conocer que son los abusos sexuales y ver como me habían afectado, entender que la persona que eres es una suma de secuelas viviente. Oír a otras personas contar cosas que pasan por tu cabeza todavía me sorprende, son pensamientos tan oscuros y personales que yo pensaba que era “el único monstruo” que los tenía, porque era lo peor del mundo. Y al oírlo en otros y ver que esas otras mujeres no son ningún “monstruo” algo empieza a moverse en tu interior. A lo mejor yo tampoco soy tan mala…..Poco a poco he ido quitando mascaras, conociendo como las secuelas me han afectado en todos los ámbitos de mí vida y superando poquito a poco todos mis miedos. Para mí ha sido muy importante conocer las secuelas e identificarlas en mi vida, para poder cambiar actitudes y pensamientos y así poco a poco ir eliminándolas.

En mi caso lo primero que pasó fue que esa “neblina” de tristeza desapareció junto con mis ataques de ira y la bulimia y me fui sintiendo mucho mejor y con menos sentimiento de culpa. Poco a poco en mi interior empezó a haber cada vez más movimientos y llegando más cambios; he dejado de odiarme y pensar que soy mala y tóxica, empiezo a gustarme y quererme, ha tener confianza en mí y en los demás, he ido superando algunos de mis miedos como dormir con la luz encendida, y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) que tengo esta en las últimas.

Hace una semana que he terminado el taller de secuelas y sé que esto no ha terminado, que queda camino y trabajo por delante pero ahora me siento feliz, con energía, fuerza y confianza para continuar. Y sobre todo con muchas ganas de vivir.

Solo tengo palabras de agradecimiento para Carmen y para Garaitza. Gracias por TODO, por todo el cariño, la comprensión, la escucha, el tiempo y el trabajo invertidos para que estemos mucho mejor. Sois muy grandes!!!!

Ver todas las experiencias

Ayúdanos a difundir:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page