Experiencias de Supervivientes – Marian
MarianMarianTaller de Secuelas 2015 - 2016

Toda mi vida he vivido en un desasosiego interior, con muchas inquietudes, miedos, faltándome reacción a primera vista ante situaciones y personas, no podía expresar mi forma de pensar y sentir, tragando para mí las situaciones que vivía, sin disfrutar con intensidad cada etapa de mi vida con retraimiento, vivía por inercia sin pararme a analizar.

He vivido con una gran mascara, siempre cara al exterior con una sonrisa, (aquí no pasa nada), pero en mi interior era como un volcán en ebullición que no sabía lo que me pasaba, con la tristeza de amiga de camino, el sentirme sola e incomprendida. Llevo años a raíz de la muerte del padre de mis hijos en una búsqueda de mi misma, dando tumbos de conferencias y talleres sin saber dónde ubicarme y que camino era a seguir y hacer con mi vida.

Hasta que un viaje que realice en Agosto del 2.015 a Thailandia y sentir el abuso sexual de las menores en aquel país cuando algo se revuelve dentro de mí a mi regreso y se me abrió la CAJA DE PANDORA. Empiezo a visualizar, a recordar momentos de mi infancia.

Salieron esos recuerdos con mucha fuerza (era como una olla express al abrirse bruscamente con todo el vapor y todo el contenido que tiene dentro y explota en el exterior).Estaba muy rabiosa, irascible, tampoco realmente sabía lo que me pasaba (no me lo quería creer), me salió un odio inmenso en mi interior al recordar el abuso que sufrí de mi abuelo, tenía un daño dentro que me acongojaba y una sensación de estar sucia por dentro, sentía asco.

Pasan los días y siento que necesito ayuda, estaba mal emocionalmente y pido información a mi profesora de biodanza que es sexóloga si sabe de algún centro para que me ayuden profesionalmente y específico para mi problema. Me da la referencia de la ASOCIACION GARAITZA y contacto con Carmen.
Carmen me empieza a tratar personalmente más el taller grupal de abusos sexuales con Eugenia y el taller de Secuelas con Carmen y Luis.

Desde ese momento se me empiezan a caer también todos los naipes de la baraja de toda mi familia. Desde el abuso de mi abuelo, mi abuela materna a la que había idealizado y darme cuenta que había consentido en su propia casa el abuso, a mi madre sabiendo como era su propio padre ya que a la vez ella había sido abusada desde niña e intento de violación de adulta, no me protegió. He ido viendo poco a poco la realidad de mi vida y no la fantasía y las justificaciones que me ido forjando en mi vida para no sufrir.

Han sido muchos meses muy duros, ya que al ir profundizando Carmen en las heridas sangrantes dolía y mucho, meses encerrada en mi soledad porque no tenía fuerza, agotada, con un cansancio inmenso. Pero en mi interior tenía una motivación" el sanarme de mi trauma del pasado", fue un estar sola conmigo misma, enfrentarme a mis fantasmas, a mis sombras, teniendo cada vez más claro todo lo que me estaba ocurriendo, siendo más consciente de cada situación vivida y por fin desprenderme de mi mascara, siendo yo real, alegre o triste según cada estado de momento.

Cada taller de Secuelas, cada terapia con Carmen era ir dejando atrás el lastre de mi pasado, era consciente que era un nuevo rayo de luz que entraba en mi vida, dejando atrás ese pozo negro en el que había vivido siempre. Es el dejar entrar a esta nueva mujer renovada dejando esas creencias, pilares y roles primitivos para ir creando estos nuevos. Han sido muchas secuelas las que hemos tratado en el taller "SECUELAS", ni pensaba que las tenía porque creía que era normal cada aptitud, cada comportamiento, etc..., el abuso sexual me marcó y de qué manera en el funcionamiento de toda mi vida acompañado de todo un desencadenante familiar.

Ahora lo veo más claro, he cambiado muchas de mis aptitudes, comportamientos, soy más conscientes de situaciones, he aceptado primero a mí misma tal y como soy y luego a mi madre y las situaciones, me estoy valorando más, cada vez más segura de mi misma, queriéndome poco a poco más cada día y aceptando sobre todo esa experiencia que tuve que vivir para ser la mujer que soy yo "UNA GRAN SUPERVIVIENTE".
Estoy orgullosa del trabajo personal que he realizado en estos meses.

El destino, la vida o que yo me lo atraje el querer sanar mis heridas me llevo a la Asociación Garaitza, con una gran equipo Carmen, Eugenia, Luis y todas mis compañeras ya que todos tenemos algo en común que nos une" las experiencias que hemos vivido juntos". Siempre estarán en mi corazón la gratitud y la ayuda que he recibido de todos vosotros.

Me sale desde muy dentro GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.... por vuestra ayuda y que seguiré con vosotros porque esto no acaba aquí, el trabajo personal sigue hasta el final de mis días.

Ver todas las experiencias

Ayúdanos a difundir:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page